Noticias

Air Berlin indemnizará con 2.635€ al dueño de un perro que murió tras dejarlo expuesto al sol sin agua.

          Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Baleares, la compañía aérea Air Berlin ha reconocido su responsabilidad en la muerte de Nano, un bulldog inglés que los operarios de handling de la aerolínea dejaron expuesto al sol en el aeropuerto de Sevilla», antes de embarcar en un vuelo hacia Palma el 11 de julio de 2012, en el juicio celebrado ante el Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Palma de Mallorca.

                El pasajero demandante aseguraba que cuando acudió a facturar el perro como equipaje en la capital hispalense solicitó al operario de la compañía aérea que le permitiera dejar un cuenco con agua dentro del trasportín porque era un día muy caluroso y faltaban dos horas para el embarque. El operario se negó, alegando que el agua podía mancharlo todo, aunque el pasajero explicó que el trasportín era estanco y dejó una botella de agua y un cuenco en un compartimento del transportador e insistió en que dieran de beber al perro.  Al llegar a Palma, una operaria le indicó que había un problema con su perro, que estaba tumbado, que no se movía y que podía necesitar ayuda veterinaria urgente, según reflejaba la demanda. Cuando le entregaron el trasportín, el pasajero comprobó que su mascota estaba muerta y que el receptáculo estaba «repleto de vómitos, orines y heces, síntomas previos a la muerte por deshidratación».

                Este caso es un ejemplo que debe animar a todas aquellas personas que tienen mascotas a defender los derechos de sus animales, por todas aquellas agresiones o tratos degradantes que sufran por cualquier medio. Un animal no puede transportarse como si fuera un paquete más. Los animales sienten y sufren y cualquier trato que les haga sufrir puede considerarse maltrato animal que está prohibido, tanto por las ordenanzas municipales, leyes autonómicas, como por disposiciones estatales, como por ejemplo la Orden de 29 de Octubre de 1987, de Protección de animales en el transporte internacional (BOE número 272, de 13 de Noviembre de 1987).

                A la hora de plantear una demanda por indemnización de daños sufridos por nuestros animales de compañía, es imprescindible contar con un certificado del veterinario para que pueda prosperar. Por esto, aconsejamos desde MAAT & Asociados, acudir al veterinario, primero para que cure y sane a la mascota y luego para que emita el oportuno certificado de los daños sufridos y de las causas de esos daños.

                Air Berlín, en el juicio que ha quedado visto para sentencia por el acuerdo al que han llegado compañía y demandante, deberá indemnizar por  los gastos del transporte, por el trasportín,  por los daños morales, las costas y por el coste del certificado del veterinario.

                El acuerdo alcanzado es una llamada de atención, no solo a las compañías de transportes, sino a toda la ciudadanía para tomar conciencia de que los animales tienen sus derechos reconocidos por la ley.

                Todavía queda mucho por hacer, dado que se les protege en tanto son propiedades de los seres humanos, cuando se les debería reconocer sus propios derechos con independencia de si tienen dueño o no, o si aportan a los seres humanos más o menos beneficios ambientales.